Alimentos procesados. ¿El veneno del siglo XXI?

Los alimentos procesados tienen ventajas, pero pueden ser dañinos para la salud.

Seguro que con este título ya se les pasaron un montón de cosas por la cabeza….

El objetivo de este artículo no es postular la existencia de dos bandos alimenticios enfrentados ni tomar partido por uno u otro, sino explicar que en cuestiones de nutrición no todo es blanco o negro. Existen matices que es necesario conocer para tomar nuestras decisiones con mayor información, con el fin de llevar una dieta que cuide nuestra salud.

Para que una materia prima proveniente del campo o de la industria se transforme en el novedoso producto que se vende en los supermercados, deben intervenir necesariamente diferentes niveles de procesamiento. Conocerlos nos ofrece información clave que podremos utilizar a nuestro favor a la hora de escoger los ingredientes que incorporaremos a nuestra nutrición diaria. En función a lo recién dicho, primero debemos conocer sus definiciones, las cuales podemos dividir en 3 grupos.

Físicamente procesados

Son productos naturales a los que se les aplica un proceso físico, como congelación, cocción, esterilización o pasteurización. Es decir, no se les agregan aditivos ni modifica sustancialmente su composición química. Por ejemplo, las carnes, verduras y la leche. Su objetivo es que los alimentos permanezcan inocuos por más tiempo.

  • Desventajas: al aplicar altas temperaturas se deterioran algunos nutrientes de la materia prima; por ejemplo, el proceso de pasteurización de la leche genera una pérdida de vitaminas y minerales.
  • Ventajas: desde un punto de vista práctico, es muy beneficioso ya que brinda productos más duraderos y seguros sin necesidad de agregar conservantes químicos.

Químicamente procesados o ultra procesados

Es materia prima formulada con agregados externos (aditivos o ingredientes), tales como conservantes, antioxidantes, espesantes, colorantes, gomas, exaltadores de sabor y textura. Cuando hablamos de aditivos nos referimos a sustancias que, sin constituir por sí mismas un alimento ni poseer valor nutritivo, se agregan intencionalmente con el objetivo de modificar las características organolépticas (sabor, aroma, textura y color). De este modo se facilita o mejora su proceso de elaboración y conservación.

  • Desventajas: el uso de grandes cantidades de aditivos de relativa calidad pueden causar trastornos alimenticios, alergias, intoxicaciones u otras patologías.
  • Ventajas: la posibilidad de contar en el mercado con productos duraderos y adaptados a nuestra dinámica cotidiana, con nuevos sabores y texturas.

Biológicamente procesados

En esta categoría se incluyen los productos que sufrieron cambios mediados por agentes biológicos o bien cambios a nivel genético. Es el caso de alimentos fabricados utilizando microorganismos vivos (levaduras o bacterias) como el yogur, el pan, queso, las bebidas fermentadas y alimentos genéticamente modificados.

  • Desventajas: el potencial riesgo de estos productos es indirecto. En el caso de la soja la aplicación desmedida de glifosato (herbicida de amplio espectro) puede provocar diversas patologías en las personas.
  • Ventajas: el SAG fiscaliza el manejo de cultivos mejor adaptados al ambiente, mayores rendimientos y productos más estandarizados.

En mi opinión, la posibilidad que nos entrega la industria de tener productos más duraderos y adaptados a nuestras vidas cotidianas es un factor que nos ayuda a descansar. Imagínense yendo a comprar todos los días después del trabajo fruta, leche, carne, entre otros, o el gasto económico que esto implicaría para nuestros bolsillos. Si bien es una ayuda, tampoco debemos abusar. Siempre recomiendo cocinar en casa lo más posible ya que de este modo tenemos un control más exhaustivo de la calidad de nuestra dieta y de la cantidad de alimentos que ingerimos a diario. El desafío de la industria alimenticia es brindar productos elaborados, con procesamiento físico, químico o biológico y novedosos, que satisfagan las demandas de los consumidores sin introducir un riesgo potencial para su salud.

Por: Daniela Fauré Nutricionista Clínica Renacent

Si has intentado innumerables dietas sin obtener buenos resultados, puedes agendar una evaluación gratuita para el Programa Nutricional de Clínica Renacent. Este programa te ayudará a reducir el 10 % de tu peso de manera equilibrada en un periodo de 1 mes y sin efecto rebote. La evaluación se realizará en nuestra clínica ubicada en Alonso de Córdova 5870, oficina 803, Las Condes, Santiago, Chile (estación Manquehue del Metro). Conoce nuestro programa nutricional

Fuente: Mitos y Verdades de los Alimentos. Martín Piña; Sebastián Oddone. 1ª ed. Ciudad autónoma de Buenos Aires: Ediciones B, 2017.

Comparte este artículo