Aumento Mamario

Mamoplastia de aumento con implante mamario ambulatoria

La mastoplastia de aumento es una de las cirugías más solicitadas en el área de la cirugía estética. Consiste en colocar un implante o prótesis de silicona detrás de la glándula mamaria o el músculo pectoral, con el fin de aumentar el tamaño de las mamas.

¿Qué áreas corporales se pueden tratar?

Las principales áreas tratadas son: la cintura, el abdomen, los muslos (tanto por sus caras internas como externas), los brazos y la papada.

¿Qué riesgos tiene la mini-lipo?

Técnica que registra más de 100.000 procedimientos en el mundo, realizados sin complicaciones mayores, lo que la transforma en una técnica extremadamente segura. Complicaciones menores son: equimosis (moretones), dolor leve e inflamación local.

¿Cuál es el reposo necesario?

Al utilizar anestesia local y extraer un volumen limitado, genera muy poco dolor e incapacidad, pudiendo requerir como máximo 3 a 5 días de reposo (según tolerancia y actividad de cada paciente).

Nuestro procedimiento

  • Se administra de forma oral un medicamento ansiolítico, relajante, para el confort del paciente.
  • Luego, en pabellón, bajo un altísimo estándar de esterilidad (ISO 7, Clase 10.000), se infiltra suero anestésico dentro del tejido adiposo a extraer.
  • Esto hidrata la grasa y la emulsifica o diluye, facilitando la extracción.
  • Después, utilizando finas cánulas alemanas de 3 mm, se extrae la grasa hasta lograr el resultado deseado, pudiendo injertar esta grasa en mamas o glúteos por ejemplo, dependiendo de las necesidades de cada paciente.
  • El procedimiento puede tomar entre 2 y 5 horas aproximadamente dependiendo de la cantidad de áreas a tratar.

Etapa uno

Evaluación médica y examen físico.

Etapa dos

Solicitud de éxamenes de laboratorio.

Etapa tres

Fotografía de ultra alta definición.

Etapa cuatro

Evaluación médica y examen físico.

Etapa cinco

Realización del tratamiento.

Etapa seis

Controles de evolución y resultados.

Preguntas frecuentes

Implantes

Un implante mamario es un saco o bolsa de silicona rellena con gel de silicona altamente cohesivo o solución salina. Su superficie puede ser sólo de silicona o revestida de poliuretano.

Existen distintos tipos y tamaños de implantes mamarios. Se dividen en implantes redondos y anatómicos. Los redondos son simétricos, mientras que los anatómicos (forma de gota) respetan la forma de la mama, teniendo un polo superior y uno inferior. 

Además, el volumen puede ser distribuido de distinta forma dentro del implante, habiendo prótesis de base ancha y poca altura, conocidos como perfil bajo y otras con menos base y más proyección conocidos como perfil alto. La superficie de los implantes puede ser lisa o porosa y también existe una gran variedad de volúmenes para elegir.

El implante a elegir depende de varios factores como el tamaño y la forma de las mamas, la contextura física de la paciente (estatura, dimensiones torácicas) así como también de lo que la paciente tenga en mente. 

Durante la consulta se evalúa y asesora a la paciente para lograr un resultado óptimo, además existen probadores de implantes para que las pacientes puedan hacerse una idea más concreta de cómo se verían con los distintos tamaños.

Procedimiento

La mastoplastia de aumento suele ser en la mayoría de los centros un procedimiento ambulatorio, sin necesidad de pasar la noche en la clínica.

Tipos de anestesia

Esta cirugía puede ser realizada con una gran variedad de técnicas anestésicas como anestesia local, peridural, regional o general. 

Hoy en día existen cada vez más técnicas que permiten el uso de anestesia local y regional, asociadas con sedación profunda, sin necesidad de someterse a anestesia general.

El día de la cirugía se repasa lo conversado previamente con la paciente y se planifica la cirugía, haciendo la marcación en la piel de los puntos de referencia y abordaje.

Abordajes

Existen diferentes abordajes para la colocación de los implantes. A través de una incisión submamaria, periareolar, transaxilar o a través de zonas distales como el ombligo. Cada una de estas técnicas posee ventajas y limitaciones técnicas.

  • Vía Submamaria: Esta técnica es la más usada. Consiste en hacer la incisión a través del ángulo o pliegue natural que tiene la mama en su borde inferior. Tiene la ventaja de que se puede usar en cualquier paciente y otorga un acceso rápido y directo a la zona a implantar y permite colocar cualquier tipo de implante.

  • Vía Areolar: Técnica también muy usada. Consiste en hacer una incisión en semicírculo en la mitad inferior de la areola. Esta técnica tiene la ventaja de que se puede usar para cualquier tipo de implante y la cicatriz que deja es prácticamente imperceptible. Tiene la limitación de que no se puede usar en pacientes con areolas muy pequeñas.

  • Vía axilar: Consiste en hacer una incisión en el pliegue axilar y desde ahí confeccionar el bolsillo donde se va a poner el implante. Tiene la ventaja de que no deja ninguna marca en la mama. Tiene la desventaja de que es técnicamente más difícil debido a la lejanía con la mama.

  • Vía umbilical: Solamente se puede usar en caso de implantes que se rellenarán con solución salina.

 

Variaciones técnicas

Además de los distintos tipos de abordajes los implantes pueden ser situados en distintos planos anatómicos.

  • Submamario: Directamente detrás de la glándula mamaria, pero delante del músculo.
  • Subfacial: Detrás de la mama y de la fascia que envuelve el músculo pectoral.
  • Submuscular: Directamente detrás del músculo.
  • Dual plane: combina submuscular con subfacial.

La elección del plano donde se pondrán los implantes depende principalmente de la forma y tamaño de las mamas de la paciente.

Existen ocasiones en las que solamente la colocación de implantes no va a lograr un resultado óptimo y esto puede ser debido a una mama que está muy caída o a exceso de piel. En estos casos será necesario retirar el exceso de piel y/o mover la areola-pezón en una posición más anatómica, lo que se conoce como mastopexia.

Postoperatorio

Es importante tener en cuenta que no se puede hacer fuerza con los brazos ni levantar objetos pesados, al menos durante la primera semana. Las pacientes pueden volver a trabajar entre el tercer y séptimo día. No pueden hacer deporte con impacto por un mes y deben dormir de espalda por 3 semanas.

Durante el primer mes post cirugía las mamas estarán inflamadas y por lo tanto de un tamaño un poco mayor al que tendrán realmente. Ya al segundo mes el tamaño es el definitivo.

Riesgos y contraindicaciones

La mastoplastia de aumento no es una cirugía exenta de complicaciones, aunque éstas no son frecuentes. Las complicaciones pueden ser tempranas o tardías y aunque no son graves, pueden causar molestias y contratiempos.

  • Hematoma: Es la presencia de un coágulo de sangre dentro del bolsillo donde se puso el implante. Suele ocurrir en las primeras horas post cirugía y el tratamiento consiste en el drenaje del hematoma.
  • Infección: Es una complicación precoz, poco frecuente y generalmente en un solo lado. En ocasiones puede tardar hasta 3 semanas en aparecer. El manejo de esta complicación consiste en retirar el implante, luego dejar la mama reposar sin implante por un plazo no menor a 6 meses, para luego volver a colocar el implante. La incidencia de esta complicación va desde el 1% a 6%.

  • Seroma: Es la acumulación de líquido estéril alrededor del implante, lo que puede ocurrir entre la segunda y tercera semana de postoperatorio.

  • Contractura capsular: Los implantes mamarios de silicona producen el desarrollo de una respuesta inflamatoria que se traduce en la formación de un tejido fibroso llamado cápsula. En ocasiones esta cápsula puede volverse muy gruesa y dura, produciendo molestias, fenómeno conocido como contractura capsular. En algunos casos de contracturas capsulares severas se debe reemplazar la prótesis afectada.

  • Rotura del implante: puede ocurrir a causa de un traumatismo.

  • Dehiscencia de la herida.

  • Aparición de estrías en la mama.

  • Alteración de la sensibilidad del pezón y la areola, en el caso de usar el acceso areolar.

No. Hay extensa evidencia científica que descarta la asociación entre implantes mamarios y cáncer de mama. Referencia

Posibilidad de embarazo dentro del primer año de postoperatorio.

Fumadores crónicos.

Obesidad mórbida.

Enfermedades autoinmunes no controladas.

Enfermedades que puedan comprometer la cicatrización o la coagulación sin tratamiento.

Enfermedades psiquiátricas descompensadas.

Falsas expectativas acerca de la cirugía y los resultados obtenidos.

Agendar evaluación

Procedimientos relacionados

La última y mejor técnica de Lipoescultura desarrollada en el mundo.

Reduce el 10% de tu peso en 1 mes y sin efecto rebote.

Es la extracción de la grasa facial ó “Bolas de Bichat”, localizada en las mejillas.